LA SOYA, ¡ALTAMENTE CONTROVERSIAL!

fertilitylifestyleprogram.com.mx, join now

¿Quién no está confundido con la soya? Es bueno para ti o causa cáncer? ¿Cuándo ha tenido un alimento su reputación en tales extremos? Bueno, cuando se trata de fertilidad hay algunas reglas básicas sobre los productos de soya, pero veamos de donde han surgido algunos de estos rumores acerca de la soya.  En primer lugar, la soya puede encontrarse en el 50% de los alimentos, lo que la hace difícil de evitar. Está en todo, desde barras de proteína, polvos, salsas, cereales e incluso en la comida rápida. La soya en su forma procesada es un relleno barato y tiene un sabor neutral así que no afecta los sabores de su portador (por ejemplo, una Big Mac). Lo puedes encontrar enlistado en etiquetas como ‘proteína de soya’, ‘proteína vegetal hidrolizada’ y ‘proteína vegetal texturizada’. Hay que estar atentos porque en esta presentación, la soya puede causar una infinidad de problemas.

Más 3,000 estudios se han dedicado a este tema, por esto todo el despliegue publicitario. Si te estás tratando de embarazar es importante entender la diferencia entre la ‘soya procesada’ y los productos de ‘soya natural’. A partir de los últimos 20 años hemos consumido mucha más soya, sobre todo en su forma procesada. Lo que sí sabemos es que la soya es un fitoestrógeno que puede imitar el estrógeno natural del cuerpo e interrumpir la producción normal  de hormonas. Algunos aspectos de estos fitoestrógenos pueden causar problemas al esperma, provocando daños en el ADN y un alto riesgo de aborto. Estudios recientes indican que el vínculo entre un mayor consumo de alimentos fitoestrógenos en los últimos 20 años y la disminución en la calidad del esperma y los índices  de embarazo es una preocupación muy importante.

La genisteina, que es un fitoestrógeno, también puede sabotear al esperma en su viaje hacia el óvulo. Esto deja al óvulo nuevamente sin fertilización.  No solo es un problema para las parejas que intentar concebir sino para la salud en general. El consumo excesivo en su forma procesada se ha relacionado con muchos cánceres.

Entonces, ¿porqué alguien, en su sano juicio, lo comería? Bueno, para ser justos, la mayoría de los estudios se realizaron con ‘soya procesada’ que es bastante diferente que los efectos de la ‘soya natural’. Cuando es procesada, se le despoja de nutrientes, se agregan azúcares y grasas y sus isoflavonas –o fitoestrógenos- se modifican. En su ‘forma natural’ estas isoflavonas ayudan a regular el crecimiento celular que de hecho puede protegernos de algunos cánceres. También, en esta forma, la soya puede ayudar a regular los niveles del colesterol y puede reducir la presión contra las paredes de los vasos de las arterias. Es una forma de la proteína para la salud del corazón mucho mejor que la proteína de origen animal y puede incluso reducir el riesgo a un ataque al corazón junto con la diabetes tipo2 y osteoporosis.

Los estudios muestran que la ‘buena soya’ en moderación, puede mejorar la calidad del esperma porque los fitoestrógenos pueden actuar como antioxidantes y reparar el daño al ADN. Pero ¿qué se quiere decir con moderación? Los reportes más recientes dicen que se recomiendan  1 o 2 porciones de soya diarias. Una porción sería equivalente a ½ taza de tofu o una taza de leche. Las mejores formas de comer soya son el tofu orgánico,  edamames (frijol de soya) y la soya fermentada como el miso y el tempeh. Las formas fermentadas están llenas de probióticos que son muy buenos para nuestra salud intestinal y altos en B12 que se necesita para metabolizar las grasas y los carbohidratos.

Al mantener el consumo de soya dentro del tamaño de porciones recomendadas y la calidad apropiada, puedes sentirte feliz de que le estás haciendo un bien a tu salud.

No consuman demasiado y eviten la “soya procesada” lo más posible. Cuando se queden embarazadas, no caigan en la trampa de alimentar a su bebé con una fórmula que contenga soya procesada, ya que los estudios han demostrado que los bebés que fueron alimentados con este tipo de fórmula tienen niveles de 6 a11 veces mayores fitoestrógenos que los adultos en una dieta alta en fitoestrógeno. Esto puede tener consecuencias más adelante en la vida cuando estos bebés crezcan y traten de comenzar sus propias familias. Así que en la mayoría de los casos es bastante fácil de seguir las normas de soya si compran productos orgánicos y se mantienen alejados de productos que tienen fechas de caducidad demasiado lejanas que por lo general significa que tienen más aditivos. Además, si estás tomando medicamentos para la tiroides, por favor, deja unas horas entre tomar medicamentos y comer soya, ya que puede afectar la forma en que el cuerpo absorbe la medicación dentro del tracto GI. Moderación y calidad … ¡la mejor regla!

Deja un comentario